Quienes somos
 
Productos
 
Pedidos
 
Contactar
 
Usuario 
  Ofertas    
  Reportajes    
  Foro
  Newsletter    
  Catálogos    


Abrazaderas y accesorios
Accesorios Gas
Riego
Polietileno
Canalones Cornisa
P.V.C.
Reticulado, PPR y Multicapa
Cobre, Bronce y Latón
Hierro Galvanizado
Hogar
Agua - Accesorios
Grifería - Sanitarios
Fontanería
Fundición y Obra Civil
Sifoneria
Piscinas
Calefacción
Tubos Evacuación de Humos
Aire Acondicionado
Extinción de Incendios

Ósmosis inversa doméstica.

La ósmosis inversa es un sistema de filtración del agua, nos da agua de excelente calidad, para beber, cocinar y lavar frutas y verduras por un pequeño grifo adicional. Este sistema se instala generalmente debajo del fregadero de la cocina para su comodidad.

Los sistemas de ósmosis inversa funcionan aprovechando las diferentes presiones osmóticas a ambos lados de una membrana. La propia presión del agua de red permite que el agua atraviese la membrana osmótica pasando al otro lado e impidiendo el paso de los contaminantes. De esta forma proporcionan agua limpia, pura, cristalina, con mejor sabor y sin olores.

Su efectividad como sistema de depuración está rondando de media el 95%, aunque este porcentaje no es homogéneo, siendo variable para cada contaminante. Son sistemas generalmente compactos, que ocupan poco espacio y están diseñados para facilitar el cambio de filtros.

El equipo suele constar de varios filtros previos (sedimentos, carbón…) y una membrana osmótica. Estos filtros y la membrana se cambian periódicamente y, aunque se suele aconsejar la intervención de un técnico, muchos clientes realizan ellos mismos el cambio. Ver esquema tradicional de una ósmosis:

En cualquier caso un buen sistema de filtración por ósmosis inversa en casa, con respecto al agua envasada nos ofrece:

  • Agua de excelente calidad para beber y cocinar
  • Ideal para una dieta sana y equilibrada
  • Siempre disponible en el grifo sin comprarla
  • Un planeta más limpio de plásticos y envases
  • Un importante ahorro económico

Desde el punto de vista del manejo, todos los sistemas son automáticos y muy cómodos. El equipo se instala habitualmente debajo de la fregadera. El agua depurada se almacena en un depósito, y se obtiene a través de un grifo adicional al habitual.

Opcionalmente, las ósmosis pueden llevar una bomba de presión para aumentar la misma en el agua de entrada y así mejorar la calidad del agua de salida, sistemas automáticos de detección de fugas o de un posible deterioro de los filtros o membrana, lámpara ultravioleta para asegurar la no proliferación bacteriana en el depósito, etc.

Puntos importantes a tener en cuenta.

Qué equipo necesitamos.

Los sistemas de ósmosis inversa funcionan a partir de diferentes aguas de red. Es preciso tener en cuenta pues, que en función de la calidad del agua que llegue a su domicilio, su salinidad, dureza, su presión de entrada, etc., precisaremos equipos técnicamente diferentes aunque su apariencia externa sea parecida.

El no tener esto en cuenta puede implicar una disminución de la calidad del agua obtengamos, y una menor duración del equipo.

Mantenimiento. Cambio de filtros.

Estos equipos precisan de unos cambios periódicos de filtros (generalmente anuales) que deben venir indicados en el manual de instrucciones de cada aparato.

Calidad de los equipos.

Externamente todos los equipos de ósmosis son aparentemente muy parecidos. Pero es cierto que existen calidades diferentes. Equipos de poca calidad en su diseño o materiales, pueden ser una mala inversión a medio plazo aunque a priori parezca una buena adquisición.

Los problemas principales que podemos encontrarnos desde el principio o con el paso del tiempo con este tipo de equipos son:

  • Poca duración del equipo.
  • Pérdidas considerables de agua por el desagüe.
  • Baja calidad del agua osmotizada.
  • Alto coste del mantenimiento.
  • Fugas de agua en el equipo con sus consecuencias para el mobiliario cercano.

Unas sencillas observaciones harán que aumente su grado de conocimiento de los equipos a adquirir:

  • Las conexiones externas (los tubos de conexión) con sus accesorios, deben ser de algún fabricante conocido para evitar roturas prematuras.
  • La membrana osmótica (verdadero filtro) debe ser de una marca de prestigio, pues es el corazón del equipo y no copias baratas que inducen a confusión con el cambio de alguna letra.
  • La membrana debe ser de 70-75gpd (galones/día) y no de 35 ó 50 gpd como montan algunos equipos.
  • El filtro de carbón activo post membrana lleva protección bacteriológica KDF o similar

 

<< Volver
Arriba
Subir