Quienes somos
 
Productos
 
Pedidos
 
Contactar
 
Usuario 
  Ofertas    
  Reportajes    
  Foro
  Newsletter    
  Catálogos    


Abrazaderas y accesorios
Accesorios Gas
Riego
Polietileno
Canalones Cornisa
P.V.C.
Reticulado, PPR y Multicapa
Cobre, Bronce y Latón
Hierro Galvanizado
Hogar
Agua - Accesorios
Grifería - Sanitarios
Fontanería
Fundición y Obra Civil
Sifoneria
Piscinas
Calefacción
Tubos Evacuación de Humos
Aire Acondicionado
Extinción de Incendios

Elementos Radiadores.

La calefacción caldea la casa mediante una caldera, que calienta agua que circula por tuberías que conectan radiadores adecuadamente repartidos. Estos dispositivos son intercambiadores de calor concebidos para elevar la temperatura de una estancia. Una bomba de circulación impulsa el agua caliente procedente de la caldera hacia estos aparatos.

El calor se intercambia por convección, la convección es una transferencia de calor que se caracteriza porque se produce a través de un fluido (aire o agua) que transporta el calor entre zonas con diferentes temperaturas. Así, el aire de una habitación, al calentarse, aumenta de volumen de modo que disminuye su densidad y asciende, desplazando el fluido que se encuentra en la parte superior y que está a menor temperatura. Convección en sí es el transporte de calor por medio de las corrientes ascendente y descendente del fluido.

La cantidad de calor disipado varía según la diferencia de temperaturas existente entre la superficie del radiador y el ambiente a su alrededor. También es diferente superficie de intercambio es grande y existe gran diferencia de temperatura el intercambio será mayor según el tamaño de la propia superficie en contacto con ese ambiente.

La calefacción por emisores de calor (radiadores) es la más utilizada ya que se pueden instar las tuberías por el exterior, con lo cual se necesita una mínima obra lo que conlleva a menores molestias.

Tipos de Radiadores.

En la actualidad existen cuatro tipos fundamentales de radiadores basados en su estructura. Se distinguen entre sí por el material de su fabricación.

  • Radiadores de hierro fundido. Este es el tipo “clásico”, el radiador de toda la vida. Al ser los más antiguos también son los más ineficaces: tardan mucho en condensar el calor necesario para su emisión, y al mismo tiempo también tardan en enfriarse una vez apagados. Son los menos demandados en la actualidad puesto que han quedado obsoletos frente a otros modelos mucho más modernos.
  •  Radiadores de chapa de acero. Son la evolución inmediata de los de hierro. Aunque en un principio tenían el inconveniente de ser menos duraderos en la actualidad este aspecto se ha trabajado y mejorada mucho. Su gran ventaja es que se trata de aparatos bastante baratos.
  • Radiadores de aluminio. Más costosos que los anteriores, pero con la importante característica de su mayor durabilidad. Asimismo, tiene un tiempo de calentamiento mucho menor. Esta es sin duda una de las mejores opciones que puedes encontrar en el mercado a día de hoy ya que son más eficaces y duran más años.
  • Radiadores de tubo de acero. Son los más recientes, creados al hilo de las nuevas tendencias en decoración. Combinan su utilidad con su componente estético, que hasta ahora era un problema para quienes deseaban que todos los elementos de su hogar estuvieran en consonancia. Los radiadores de tubo de acero se caracterizan por su forma más estilizada y su variedad de diseños. Así que si lo que estas buscando es algo mas estético esta es la mejor opción.

También podemos distinguir radiadores dependiendo del tipo de combustible.

  • Eléctricos. Es uno de los sistemas más sencillos y prácticos porque van conectados directamente a nuestra red eléctrica. Dentro de la gama que existen de radiadores eléctricos, los hay con ruedas o fijos. Si te decides por este tipo de calefacción es mejor que instales además un termostato. Obtendrás un mayor rendimiento.
  • Circuito de agua caliente. Estos radiadores precisan de una instalación de tuberías que calientan el agua. En algunas viviendas nuevas ya se ofrece la posibilidad de tener preinstalación en la casa. De esta forma ya no tendrás que realizar ninguna obra, nada más que conectar los radiadores a esos salientes.

 

Sistemas de calefacción.

Calefacción monotubular.

Este sistema esta formulado por una tubería que sale de la caldera y va hasta el primer radiador donde realiza el circuito, de este sale otro tubo que va hasta el segundo y así sucesivamente hasta que regresa a la caldera.

El sistema monotubular es el menos instalado ya que tiene muchas pérdidas de calor al circular el agua caliente por todos los radiadores antes de llegar a la caldera.

Este sistema se puede instalar en viviendas pequeñas donde los recorridos de la instalación son cortos y los radiadores pequeños, con lo cual las pérdidas son menores y no se aprecian.

Calefacción bitubular.

El circuito de calefacción bitubular como su nombre indica consta de dos tuberías; una de ida y otra de retorno.

La tubería de ida lleva el agua caliente de la caldera al radiador donde hace el circuito y sale a la tubería de retorno de vuelta a la caldera.

Con este sistema las pérdidas de calor son mínimas ya que el agua caliente solo realiza el circuito en un radiador.

Este sistema se puede realizar de tres formas:

  • Convencional. En la instalación convencional la tubería se puede llevar tanto por el exterior como empotradas, consta de las dos tuberías en paralelo realizando el recorrido por todos los radiadores.
  • Por colector. Por colector las tuberías de ida y retorno van de la caldera a un colector desde donde salen los tubos a cada uno de los radiadores. Este sistema se instala en obra empotrando la instalación debido al mayor número de tuberías que necesita. La ventaja de este sistema es que el número de soldaduras y empalmes en la instalación es mucho menor, ya que desde el colector a cada uno de los radiadores el tubo va de una sola pieza.
  • Compensada. La calefacción compensada es parecida a la convencional con la diferencia de que en el circuito de la compensada el tubo de ida conecta con el primer radiador y el de retorno inicia del circuito por el final.

La instalación.

Lugar de la instalación.

Los emisores deben instalarse en la pared más fría con el fin de obtener una temperatura uniforme en todo el local. Se instalarán a una distancia mínima del suelo (10 cm) y de la pared (4cm).

Si colocamos los emisores en nichos o repisas las potencias caloríficas quedaran reducidas, en los nichos 7% y en las repisas 4%.

Para compensar esta reducción, deberemos incrementar el tamaño de los radiadores.

Fijación.

Cuando los emisores son radiadores, la cantidad de soportes a colocar dependerá del número de elementos que tenga el radiador.

Cuando los emisores sean paneles los soportes a colocar serán de dos tipos:

  • Fijación superior.
  • Fijación inferior.

La cantidad de soportes en este caso dependerá de la longitud del panel.

Accesorios.

En todos los emisores se instalará:

  • Un purgador de aire.
  • Una llave de reglaje en la entrada del emisor para poder abrir o cerrar y obtener una regulación del caudal de agua que entra a los emisores.
  • Un enlace detentor que se instalara a la salida de cada emisor y que juntamente con la llave de reglaje permitirá desmontar el emisor sin necesidad de vaciar el agua de la instalación.

Para la instalación de dichos accesorios utilizaremos las reducciones y tapones correspondientes.

Mantenimiento.

Para el mantenimiento de los radiadores en necesario purgarlos si llevan tiempo sin usarse, o incluso durante el inviernos.

Purgar consiste en extraer el aire que haya podido quedarse en su interior. Es necesario purgar todos los radiadores de la casa porque el aire podría pasarse de unos a otros. Comienza por los más cercanos a la caldera.

El proceso es muy sencillo. Coloca un pequeño recipiente para coger el agua, después abre la boquilla de purga de la parte superior del radiador, mantenla abierta hasta que salga todo el aire y comience a salir agua, momento en el que deber volver a cerrar.

También resulta conveniente limpiar los radiadores de forma periódica.

 

Autor: Rocío Mejías Navarro

 

<< Volver
Arriba
Subir