Quienes somos
 
Productos
 
Pedidos
 
Contactar
 
Usuario 
  Ofertas    
  Reportajes    
  Foro
  Newsletter    
  Catálogos    


Abrazaderas y accesorios
Accesorios Gas
Riego
Polietileno
Canalones Cornisa
P.V.C.
Reticulado, PPR y Multicapa
Cobre, Bronce y Latón
Hierro Galvanizado
Hogar
Agua - Accesorios
Grifería - Sanitarios
Fontanería
Fundición y Obra Civil
Sifoneria
Piscinas
Calefacción
Tubos Evacuación de Humos
Aire Acondicionado
Extinción de Incendios

Descalcificadores.

Los descalcificadores son aparatos cuya función es realizar el tratamiento del agua para eliminar el contenido en sales minerales, la corrosión, la cal y el magnesio. Estas sustancias pueden ir acumulándose en las tuberías, sobre todo a las de agua caliente, llegando incluso a atascar las mismas y dañar los electrodomésticos. Además, el agua con alto contenido en cal y magnesio puede ser perjudicial para el consumo, así como en el cuidado del cabello y de la piel. Así, la descalcificación consiste, por tanto, en eliminar la dureza del agua.

 

Descalcificadores químicos.

La descalcificación química es un proceso que se basa en el intercambio catiónico (los cationes son iones positivos, como el calcio y el magnesio). Estos serán sustituidos por iones de sodio que soltará la resina que se encuentra en el descalcificador.

De este modo, el aparato en sí está compuesto de una botella que almacena dicha resina, una válvula que regula el movimiento del agua y un depósito lleno de cloruro sódico.

Así, el agua pasará por la botella, y la resina 'atrapará' el magnesio y la cal, enviando el sodio al agua. Este es el proceso que se conoce como descalcificación, es decir, la 'limpieza' del agua. 

Después de esta fase comienza la denominada 'regeneración', en la que entre en juego el cloruro sódico (la sal). Esta última se emplea para realizar un intercambio iónico a la inversa. Esto significa que va a llegar un momento en el que la resina no va a soportar más cantidad de magnesio y calcio, por lo que el agua que pasa por el descalcificador terminará 'arrastrándolo'. Para evitarlo, el cloruro sódico reemplazará los iones de magnesio y calcio por iones de sodio, 'limpiando' la resina para su correcta posterior descalcificación.

Descalcificadores mecánicos.

El funcionamiento de este tipo se basa en filtrar el agua a partir de una membrana metálica que retiene todas las impurezas cuando el agua pasa a través de ella a partir de la aplicación de presión. Es lo que se conoce con el nombre de osmosis inversa.

El principal inconveniente de este tipo de descalcificadores es que es necesario limpiar con asiduidad los filtros, por lo que se emplean para usos más concretos, como para limpiar el agua para el consumo, y no para una vivienda entera.

Descalcificadores electrónicos.

Estos aparatos se instalan en la red de agua y purifican la misma a partir de un sistema que crea un campo magnéticoque modifica el calcio retenido en el agua, evitando así que quede retenido en las tuberías y en electrodomésticos. El principio básico es cristalizar la cal que se encuentra en el agua, de manera que no se produce ningún cambio en la composición de la misma.

Entre las principales ventajas respecto a los anteriores, el descalcificador electrónico no precisa de tareas demantenimiento, recambio o limpieza.

Descalcificadores domésticos serie Compact 700.

  • Eficiencia y ahorro. Tecnología avanzada con componentes de alta calidad que garantizan resultados fiables y duraderos.
  • Equipo descalcificador compacto. Ideal para viviendas unifamiliares de 1 a 5 personas.
  • Programador Serie Logix. Electrónico, permite automatizar el ciclo de regeneración con fáciles ajustes.
  • Control volumétrico. Anticipa la regeneración de manera automática en función del consumo diario mediante un contador integrado en la válvula, para economizar agua y sal regenerante.
  • Control cronométrico. Programación de la frecuencia de regeneración por tiempo.
  • Fácil instalación y mantenimiento.

 

Consulta aquí nuestros descalcificadores y accesorios: CATÁLOGO

<< Volver
Arriba
Subir