Quienes somos
 
Productos
 
Pedidos
 
Contactar
 
Usuario 
  Ofertas    
  Reportajes    
  Foro
  Newsletter    
  Catálogos    


Abrazaderas y accesorios
Accesorios Gas
Riego
Polietileno
Canalones Cornisa
P.V.C.
Reticulado, PPR y Multicapa
Cobre, Bronce y Latón
Hierro Galvanizado
Hogar
Agua - Accesorios
Grifería - Sanitarios
Fontanería
Fundición y Obra Civil
Sifoneria
Piscinas
Calefacción
Tubos Evacuación de Humos
Aire Acondicionado
Extinción de Incendios

Instalaciones de gas.

Definiciones.

  • Instalaciones de gas canalizado: son aquellas instalaciones en las que el gas suministrado se distribuye mediante tuberías desde los centros de extracción o producción (gas natural).

  • Instalaciones de gas envasado o a granel: son aquellas instalaciones en las que el gas suministrado tiene que estar almacenado en la vivienda o en sus proximidades (bombonas o depósitos).

Puesta a punto necesaria y obligatoria.

En la mayoría de los hogares españoles existen instalaciones de gas canalizado o de gas envasado (butano, propano, etc…) que, con la llegada del invierno y el encendido de las calefacciones, van a tener que estar a pleno rendimiento. Por eso, es necesario asegurarse de que han pasado las correspondientes revisiones e inspecciones y están al día.

El titular de la instalación (el propietario del inmueble) o los usuarios (arrendatarios) son los responsables de su mantenimiento, conservación y buen uso. Consumadrid recuerda las obligaciones que tiene el consumidor para que sus instalaciones tengan un correcto funcionamiento.

El usuario de gas canalizado debe:

- Hacer una inspección periódica de sus instalaciones cada cinco años. La empresa distribuidora tiene la obligación de avisar al titular con, al menos, cinco días de antelación y de mandar un inspector. Si no fuera posible esa primera visita, el distribuidor concertará una segunda fecha. La inspección la paga el consumidor, que recibirá el cargo en la siguiente factura de gas.

En el caso de tener gas envasado, el usuario debe:

- Hacer una revisión periódica cada cinco años. El titular debe buscar una empresa instaladora de gas autorizada para que lleve a cabo la revisión. Será abonada por el usuario.

Si se consume gas propano, la revisión periódica es distinta de las anteriores. Se puede consultar toda la información necesaria en la web de la Comisión Nacional de Energía.

Independientemente de las inspecciones periódicas de las instalaciones, el consumidor debe realizar anualmente y a su cargo, una revisión del correcto funcionamiento de su instalación térmica (caldera, radiadores, equipos de aire acondicionado, etc.). En el caso de las instalaciones domésticas individuales (potencia inferior a 70 kW), se debe tener en cuenta que:

  • No es necesario suscribir un contrato de mantenimiento.
  • El precio de las operaciones de mantenimiento es libre y lo abona el usuario.

Comprobar la seguridad

Tanto la inspección como la revisión tienen como objetivo comprobar que las zonas comunes y las propias de los usuarios cumplen con las condiciones de seguridad establecidas en la ley:

Estanqueidad de la instalación receptora.

- Verificación del estado de conservación.

- Verificación de la combustión de los aparatos.

- Evacuación de los productos de la combustión: las instalaciones tienen que ir acompañadas de rejillas de ventilación para que el gas no se concentre en la vivienda en el caso de una mala combustión.

Una vez realizadas las revisiones, el inspector debe cumplimentar y entregar al usuario un certificado. Si se detecta alguna fuga u otra anomalía considerada principal , se interrumpe el suministro de gas y se precinta la instalación. El titular o el usuario deben corregir el fallo, a través de un instalador de gas o servicio técnico autorizado. Si se trata de una anomalía secundaria, el usuario tiene quince días naturales para solventarlo.

Consejos

- Asegúrese de que tanto la nueva instalación, como cualquier modificación o revisión, la realiza un instalador de gas autorizado, que forme parte de una empresa autorizada registrada en la Dirección General de Industria, Energía y Minas (teléfono: 91 580 21 94 / 91 580 21 00), perteneciente a la Consejería de Economía y Hacienda.

- Puede comprobar la identidad de ese instalador, solicitándole su carné oficial de instalador o cerciorándose de si su nombre o el de su empresa están inscritos en el registro oficial pinchando aquí.

- Verifique también si la empresa está adherida al Sistema Arbitral de Consumo pinchando aquí. Si no lo está y, sin embargo, está utilizando el logodenúncielo en la Dirección General de Consumo.

- Si la empresa no le ha avisado con antelación de la visita a su domicilio de un instalador para llevar a cabo la inspección ni usted ha llamado para que acudan a realizar la revisión periódica, no deje pasar a nadie que pretenda revisar su instalación, aunque le amenace con cortarle el gas: se podría tratar de un fraude.

Conserve las instrucciones de uso, mantenimiento, peligrosidad o condiciones de seguridad de los aparatos.

- Vigile que la combustión de los aparatos de gas sea la correcta: la llama debe ser de color azul y no amarilla. Si observa algún problema, solicite una reparación a una empresa autorizada.

- Hay que estar pendiente de la fecha de caducidad de los elementos de las instalaciones y sustituirlos antes de que se cumpla esa fecha.

No obstruya nunca las rejillas o salidas de ventilación.

Si huele a gas, abra las ventanas y puertas, no encienda una llama o una chispa y no accione interruptores eléctricos. Avise a la empresa distribuidora ante cualquier inquietud.

Conserve el último certificado de revisión que haya realizado.

Reclamaciones

Si se tiene algún problema con la empresa que realiza la inspección, se puede reclamar. En el caso de que la controversia esté relacionada con el resultado de la inspección en cuanto a calidad, seguridad, etc. de las instalaciones y máquinas, habría que dirigirse a la Dirección General de Industria, Energía y Minas.

Si existe disconformidad con la factura, con una falta de información obligatoria, con una publicidad ilícita o engañosa o con las condiciones del contrato, el organismo competente es la Dirección General de Consumo.

Derechos y deberes de los usuarios.

DERECHOS

Usuarios de gas canalizado: la empresa distribuidora realiza, cada cinco años y con cargo al usuario, una inspección periódica, con el fin de comprobar que las zonas visibles de las instalaciones de gas cumplen con las condiciones sobre seguridad establecidas en la normativa técnica vigente. El coste de esa inspección se le cobra al consumidor en la siguiente factura de gas.

Usuarios de gas envasadoes el usuario el que debe contratar con una empresa instaladora de gas habilitada la revisión periódica de sus instalacionescada cinco años. Además, en el caso de que disponga de un depósito de almacenamiento de propano a granel, la empresa instaladora también debe revisar el depósito y, cada 15 años, tiene que realizar una prueba de presión. Todas las revisiones las abona el usuario.

Derecho en relación con la prestación del servicio del instalador

Las nuevas instalaciones, modificaciones o revisiones han de realizar porinstaladores de gas habilitados integrados en empresas instaladoras habilitadas que estén registradas en la Dirección General de Industria, Energía y Minas perteneciente a la Consejería de Economía y Hacienda. En este registro se puede consultar cualquier empresa que esté registrada, bien sea para asegurarse de que lo está o para saber con cual puede contratar un servicio.

La realización de cualquier instalación o modificación se someterá al mismo régimen que las prestaciones de los servicios a domicilio, de forma que los derechos de información, presupuestos previos, facturación etc. se mantienen para estos tipos de servicios.

  • Instalador de gas habilitado: persona que dispone de la formación que le acredita como apto para la realización, reparación y revisión, entre otras, de instalaciones de gas.

Derecho a la seguridad de la instalación

Para proyectar, construir, ampliar, reformar o revisar cualquier instalación de gas se establecen unas medidas de seguridad mínimas garantizando de esta manera un buen servicio en materia de seguridad. Entre otras medidas, se pueden recoger las siguientes:

  • El diseño y dimensiones deben ser tales que garanticen el adecuado flujo de gas.
  • Todos los materiales y accesorios utilizados, deben cumplir con las normas UNE vigentes.
  • Las instalaciones tienen que ir acompañadas de rejillas o salidas de ventilación para que, en el caso de una mala combustión, los productos tóxicos no se concentren en la vivienda.

DEBERES

Deber de mantenimiento

Es obligación de los titulares y usuarios de las instalaciones de gas mantenerlas en perfecto estado de conservación y usarlas adecuadamente.

Los elementos de las instalaciones que tengan fecha de caducidad deben ser sustituidos antes de que finalice. Las fechas de caducidad estarán grabadas en los propios elementos.

Además, el Reglamento de Instalaciones térmicas en los Edificios (RITE) contempla que se debe realizar un mantenimiento periódico de toda la instalación térmica (caldera, radiadores, equipos de aire acondicionado, etc.) una vez al año. En el caso de las instalaciones domésticas individuales (potencia inferior a 70 kW), se debe tener en cuenta que:

No es necesario suscribir un contrato de mantenimiento.

El precio de las operaciones de mantenimiento es libre y lo abona el usuario.

Deber de realizar revisiones periódicas de las instalaciones contratando a una empresa instaladora habilitada

El titular de una instalación de gas envasado está obligado a contratar con unaempresa instaladora habilitada, la realización de una revisión periódica, cada cinco años, con el fin de que se compruebe:

  • La estanqueidad de la instalación receptora.
  • Verificación del estado de conservación y combustión de los aparatos.
  • Evacuación de los productos de la combustión (chimeneas y tubos de evacuación).
  • Ventilación: las instalaciones tienen que ir acompañadas de rejillas de ventilación para que los productos tóxicos no se concentren en la vivienda en el caso de una mala combustión.

Una vez realizada la revisión periódica, si no se ha detectado ninguna anomalía, se le entregará al usuario un certificado de revisión. En el caso de que se detecte alguna, se debe cumplimentar y entregar al usuario un informe de anomalías, que deben ser subsanadas por el consumidor contratando los servicios de una empresa instaladora habilitada o contactando con el servicio de asistencia técnica del fabricante, si el fallo está en el aparato.

  • Anomalía principal: es aquel problema detectado que, por su carácter, tiene que ser subsanado en el momento de la detección; si eso no puede ser así se procederá al corte total o parcial del suministro.
  • Anomalía secundaria: es aquel problema detectado cuya gravedad no exige el corte del suministro.

 Deber de permitir la realización de la inspección periódica por parte de la empresa distribuidora

El titular de una instalación de gas canalizado tiene la obligación de consentir la realización, por parte de la empresa distribuidora, de una inspección periódica, que consiste en comprobrar que las zonas comunes y las propias del usuario cumplen con las condiciones de seguridad establecidas por la ley:

· Estanqueidad de la instalación receptora.

· Verificación del estado de conservación.

· Combustión higiénica de los aparatos.

· Correcta evacuación de los productos de la combustión.

Una vez realizada la inspección, el personal que la ha llevado a cabo debecumplimentar y entregar al usuario un certificado.

En el caso de que se detecte alguna anomalía y no pueda ser corregida en el momento, se debe interrumpir el suministro de gas y precintar la parte de instalación o aparato afectados.

Las fugas detectadas en las instalaciones son consideradas anomalía principal. Por otro lado, los problemas de estanqueidad se califican como defectos secundarios, y se dará un plazo de 15 días naturales al usuario para que los subsane. Para ello, el consumidor debe contratar los servicios de una empresa instaladora habilitada o, si la anomalía se encuentra en el aparato, contactar con el servicio de asistencia técnica del fabricante. La empresa que subsana los defectos debe entregar un justificante de corrección de anomalías. El usuario tiene que enviar copia del justificante a la empresa distribuidora.

La página web de la Fundación de la Energía de la Comunidad de Madrid ofrece a los usuarios información sobre el ahorro de energía, plan renove de calderas, etc. Además, pone a disposición de los ciudadanos un apartado de preguntas más frecuentes sobre las instalaciones de gas (revisiones y calderas). Se puede consultar pinchando aquí.

Obligaciones de las empresas instaladoras y suministradoras.

Obligaciones de las empresas instaladoras

  • Estar dada de alta en el registro de la Dirección General de Industria de la Comunidad de Madrid.
  • Tener personal cualificado para la realización de las nuevas instalaciones, modificaciones revisiones, etc. siguiendo para ello las normas de actuación y seguridad vigentes.
  • Expedir los certificados de revisión o de nueva instalación cuando proceda y no exista ningún defecto en la instalación.

Obligaciones de las empresas suministradoras de gas canalizado.

  • Mantener en perfecto estado la red de canalización del gas.
  • Realizar cada cinco años una inspección de sus instalaciones avisando al usuario con, al menos, cinco días de antelación y de mandar un inspector. Si no fuera posible esa primera visita, el distribuidor concertará una segunda fecha. La inspección la paga el consumidor, que recibirá el cargo en la siguiente factura de gas.
  • Llevar un registro de las últimas inspecciones periódicas que se han realizado a los usuarios.
  • Disponer de un servicio permanente de consultas, reclamaciones y atención de incidencias.

Obligaciones de las empresas suministradora de gas envasado o a granel

  • Avisar a los usuarios de la fecha en que deben efectuar por su cuenta la revisión periódica.
  • Llevar un registro de todas las revisiones periódicas efectuadas por los usuarios.
  • Disponer de un servicio permanente de consultas, reclamaciones y atención de incidencias.

Consejos.

En los últimos tiempos se han observado prácticas por parte de empresas fraudulentas, que con la excusa de hacer revisiones supuestamente necesarias y advirtiendo de que se cortará el gas, cobran por supuestas inspecciones o revisiones generalmente superfluas, servicios que en realidad no son necesarios.

Por tanto, en caso de que recibamos en nuestro domicilio una visita de esta naturaleza, lo más aconsejable es:

  • No dejar pasar al personal en nuestro domicilio.

  • Informarnos telefónicamente ante nuestra empresa suministradora sobre la existencia de algún tipo de campaña programada, y así saber la pertenencia de esas personas a la empresa distribuidora.

  • Se puede solicitarel carné profesional que le acredite como instalador autorizado.

  • Se debe tener en cuenta que la empresa distribuidora debe preavisar, tanto para realizar las inspecciones a su cargo (gas canalizado), como para las revisiones a cargo del titular o usuario de la instalación.

No obstante, en caso de surgir cualquier duda, lo mejor es rehusar el servicio y una vez que estemos debidamente asesorados, actuar en consecuencia. La Comunidad de Madrid aconseja, a los titulares o usuarios de las instalaciones de gas, seguir una serie de recomendaciones cuando precisen realizar una revisión de gas:

  • Solicitar un presupuesto previo, donde se desglosen los tiempos de mano de obra, desplazamientos, servicios prestados en condiciones extraordinarias y precio de las piezas.

  • Desconfiar de las ofertas que aparecen mediante anuncios en los portales para la revisión de instalaciones de gas. Puede comprobar si la empresa que se anuncia está autorizada por la Dirección General de Industria, Energía y Minas.
  • Verificar que cumple con la normativa vigente: comprobar los datos del prestador del servicio, y específicamente que la empresa cuente con el certificado de empresa instaladora de gas de la Dirección General de Industria Energía y minas de la Comunidad de Madrid y su certificado de empresa de instaladores de gas.

  • Recuerde que el cargo de la inspección se paga en la siguiente factura de gas. En caso de que le exijan abonarlo en el momento, solicite la factura por si tiene que poner una reclamación.

  • La revisión periódica supone la emisión de un certificado que indique que la instalación es conforme con las condiciones exigidas por las normas. La emisión de este certificado no supone un coste alguno para el usuario.

Para una mejor seguridad en el mantenimiento y uso de las instalaciones de gas se aconseja a los usuarios de dichas instalaciones lo siguiente:

  • Utilizar y conservar correctamente los aparatos de gas guardando las instrucciones de uso, mantenimiento, peligrosidad o condiciones de seguridad de dichos aparatos.

  • Vigilar que la combustión de los aparatos de gas sea la correcta; para ello la llama debe ser de color azul y no amarilla. Si advierte algún problema o el aparato no funciona correctamente, solicite su reparación al servicio de asistencia técnica o a un instalador autorizado.

  • Vigilar el estado de los elementos de las instalaciones y su fecha de caducidad, si la tuviera.

  • No obstruir nunca las rejillas o salidas de ventilación.

  • Si se advierte olor a gas, mantener abiertas puertas y ventanas, no producir llamas ni chispas y no accionar interruptores eléctricos. Ante cualquier problema es conveniente ponerse en contacto con las empresas distribuidoras.

  • No colocar el gas envasado en zonas próximas a altas temperaturas (fuegos, hornos, etc.).

  • Conservar el último certificado de revisión periódica que haya realizado.

 

<< Volver
Arriba
Subir