Quienes somos
 
Productos
 
Pedidos
 
Contactar
 
Usuario 
  Ofertas    
  Reportajes    
  Foro
  Newsletter    
  Catálogos    


Abrazaderas y accesorios
Accesorios Gas
Riego
Polietileno
Canalones Cornisa
P.V.C.
Reticulado, PPR y Multicapa
Cobre, Bronce y Latón
Hierro Galvanizado
Hogar
Agua - Accesorios
Grifería - Sanitarios
Fontanería
Fundición y Obra Civil
Sifoneria
Piscinas
Calefacción
Tubos Evacuación de Humos
Aire Acondicionado
Extinción de Incendios

Canalones.

Los canalones recogen el agua de lluvia, como una acequia bajo el alero, y gracias a una leve pendiente la conducen a un desagüe. Desde allí el agua cae por un bajante y desemboca en la acera. Antiguamente el agua se proyectaba sin más desde lo alto, con un breve caño que hacía de gárgola.

El canalón, además de evitar salpicaduras molestas en la terraza o la acera, impide que se ensucie la fachada. Es un valioso artefacto, y sólo debemos tener presente que recogerá junto con el agua todo lo que haya en el tejado: musgo, polvo, tierra, pero también restos más voluminosos, desde gorriones muertos a bolsas de plástico, pasando por los inquilinos habituales, culpables de la mayoría de los atascos: las hojas de los árboles.

Cómo instalar un canalón de PVC.

Con un material como el PVC, de sencillo uso, es muy cómodo instalar un canalón en el tejado de nuestra casa, sobre todo de cara a las intensas lluvias que vienen con el otoño y la bajada de temperaturas del invierno. Se puede adquirir en tiendas de bricolaje y con ayuda de una sierra de diente fino y un poco de cola se consigue colocarlo sin mayores problemas.

Este material además asegura una gran resistencia a las agresiones climáticas, lo cual hará que te olvides durante largo tiempo de los incidentes típicos que trae la lluvia. El diámetro del canal y de los codos depende de la superficie del tejado y de la cantidad de precipitaciones que caiga habitualmente en la zona. En las tiendas especializadas te aconsejarán sobre tus necesidades.

Sigue estos pasos y comprobarás como su colocación es rápida, ya que las uniones se realizan ensamblando:

1. Quita la última fila de tejas para dejar espacio libre. Al finalizar se volverán a colocar.

2. Marca el emplazamiento de la primera abrazadera, en el lado de la caída, a unos 50 cm. aproximadamente del borde del tejado.

3. Clávala en la madera con un tornillo.

4. Coloca de igual modo la última abrazadera del final del tejado.

5. Extiende un cordón desde un extremo al otro de cada abrazadera. Éste te permitirá marcar el lugar en el que clavar el resto de abrazaderas, con una separación entre ellas de 50 a 100 cm.

6. Corta con una sierra las piezas del canalón necesarias.

7. Une las piezas del canalón, debidamente cortadas, con un poco de cola especial.

8. Una vez unido, colócalo en las abrazaderas con cuidado de no forzarlo.

9. Une los elementos de la bajante, codos que se unen con la misma facilidad y, recuerda, mide con precisión para que la caída sea perfecta.

10. Atornilla las abrazaderas a la pared y luego coloca la bajante.

Trucos para limpiar los canalones.

El mantenimiento normal de los canalones es sencillo y se reduce a limpiarlo para evitar atascos. Será necesario hacer limpieza preventiva en otoño y primavera, adelantándose a las fuertes lluvias.

El salvahojas.

El accesorio fundamental en nuestro canalón es el salvahojas. Mucha gente, incluso profesionales, instala si acaso una rejilla plana en el desagüe. Es un error: ?has visto lo fácilmente que se atasca un fregadero, sólo con menudos restos de comida? Pues imagina cómo puede atascarse una rejilla taponada con hojas grandes, que se apelmazan sin dejar pasar ni gota de agua.

El salvahojas evitará ese problema. El modelo más eficaz es un husillo de forma semiesférica, un casco de alambre, para entendernos, que se monta sobre el salidero. Aunque lleguen hojas flotando y se acumulen al pie del casquillo haciendo subir el nivel del agua, siempre quedará cota libre para desaguar.

En otros países europeos, con más arbolado y más lluvias, resulta fácil encontrar salvahojas. En España hay pocos proveedores, así que ante una emergencia recurriremos a un invento casero. Para ellos podremos emplear dos sencillos utensilios: una simple panera de caña, y un colador. Ambos funcionan perfectamente.

Limpiar con una botella.

Si el canalón presenta restos secos adheridos, podremos quitarlos con una espátula pequeña, dado que el fondo es curvo, arrastrando después por el conducto una botella de plástico a la que habremos cortado el fondo. De esa forma tendremos un idóneo recogedor, que nos facilitará mucho la tarea.

Para ir echando los restos llevaremos una simple bolsa de basura, que podremos apoyar en las tejas, o sujetar por el asa en algún saliente del mismo canalón, si los residuos pesan poco. Tras quitar los restos sólidos, con un cepillo fuerte y una manguera barreremos la arena y las incrustaciones.

La guía de electricista.

Cuando se ha obturado el bajante, problema más común en las segundas residencias, debemos desatascarlo desde abajo, y la principal dificultad es que a menudo los bajantes tienen extremo curvo. Esto lo remediaremos fácilmente con una guía pasacables de los electricistas, que escogeremos recia y de buen calibre, con ánima de acero.

El trabajo deben hacerlo dos personas. Introducimos la guía desde abajo, y una vez asome por arriba, le atamos una cuerda de suficiente grosor, que pasaremos tirando sin brusquedades, soltando y tirando por turnos de los extremos, hasta que vaya saliendo el atasco por arriba. Una vez extraídos los residuos gruesos, sólo queda baldear el bajante con la manguera.

 

Con estos sencillos trucos, los aguaceros pasarán sobre nuestra casa sin ocasionarnos ningún sobresalto.

Fuente: facilisimo.com

<< Volver
Arriba
Subir