Quienes somos
 
Productos
 
Pedidos
 
Contactar
 
Usuario 
  Ofertas    
  Reportajes    
  Foro
  Newsletter    
  Catálogos    


Abrazaderas y accesorios
Accesorios Gas
Riego
Polietileno
Canalones Cornisa
P.V.C.
Reticulado, PPR y Multicapa
Cobre, Bronce y Latón
Hierro Galvanizado
Hogar
Agua - Accesorios
Grifería - Sanitarios
Fontanería
Fundición y Obra Civil
Sifoneria
Piscinas
Calefacción
Tubos Evacuación de Humos
Aire Acondicionado
Extinción de Incendios

 

Ahorro en la calefacción.


Depósitos de Gasoleo

DEPÓSITO MODULAR   EURO - DEPÓSITO


A los españoles se nos va en calefacción el 44% de la energía que empleamos en casa, que es mucha. Los consumos en el hogar suponen algo más de la cuarta parte de toda la energía que se gasta en España, según el Instituto para la Diversificación y el Ahorro de la Energía (IDAE). Por eso, utilizar de forma racional la calefacción es bueno tanto para el bolsillo como para el medio ambiente.

Hubo un tiempo en que, como cuenta el escritor satírico Julio Camba, Madrid era la ciudad más fría de Europa. Y es que, mientras los habitantes de Londres, París y Berlín disfrutaban de sus calefacciones, muchos madrileños no disponían de dinero para comprar el carbón que alimentaba sus estufas. Hoy las cosas han cambiado y, aunque un 7% de los españoles todavía no tiene calefacción, la mayoría podemos estar calientes en casa aunque el termómetro registre temperaturas bajo cero en el exterior. No hay duda de que con la introducción de la calefacción en nuestros hogares hemos ganado en calidad de vida. Pero esta ganancia tiene un precio, y no sólo económico: la repercusión en el medio ambiente (efecto invernadero, lluvia ácida y contaminación atmosférica) de las emisiones de dióxido de carbono, dióxido de azufre y óxidos de nitrógeno.

Afortunadamente, las estufas de carbón que tanto envidiaban nuestros mayores, aunque todavía suponen el 7 % de las calefacciones, están en retroceso: ya no se instalan y las que existen van sustituyéndose poco a poco. Porque, además de ser las de menos potencia calorífica, el carbón es un combustible fósil contaminante porque contiene grandes cantidades de carbono y azufre, lo que acaba convirtiéndose en CO2 -causante del efecto invernadero- y SO2, un gas muy contaminante que provoca la lluvia ácida.

La calefacciones eléctricas, que representan el 11% del total, resultan muy caras.

El gasóleo es cada vez menos contaminante
: sus contenidos de azufre se han reducido hasta límites muy bajos; un ejemplo es el gasóleo repsol-energy que sólo contiene un 0,15%, menos incluso del 0,2% legalmente permitido. Además, el gasóleo tiene hoy en día un poder calorífico mayor (6%) y funciona mejor a temperaturas bajas (11 grados bajo cero). Este sistema de calefacción es más recomendable para chalets o viviendas grandes, porque necesitan instalarse, además de la caldera y los radiadores, un depósito de gasóleo y una chimenea.

Por otro lado están las instalaciones para butano y propano, gases licuados procedentes del petróleo (GLP), cuya contribución a la contaminación atmosférica es también pequeña. El butano se suministra en diferentes bombonas, entre ellas, la tradicional de 13 kg de capacidad, que incluso han dado nombre a un color. El butano constituye la única entrada de energía, aparte de la electricidad, en infinidad de hogares. El propano está menos extendido, a pesar de que ofrece mejores prestaciones que el butano para usos domésticos cuando se requiere mayor consumo (cocina, agua caliente sanitaria, calefacción); además, soporta bien las bajas temperaturas si las bombonas tienen que estar a la intemperie. Hoy en día estos tres sistemas, cuya energía calorífica procede de productos petrolíferos, representan más del 30% del total de los consumos para calefacción (algo más del 20% el gasóleo y los GLP un 11%).

Dentro de las energías tradicionales, otra opción es el gas natural, que emite diez veces menos óxidos de nitrógeno y la mitad de CO2 que un sistema eléctrico, y apenas produce SO2. Pero aunque va a más, el gas natural sólo alimenta actualmente el 6% de las calefacciones.

En cuanto a las otras fuentes, puede elegirse entre las estufas de combustión de biomasa, que funcionan con pellets procedentes de la limpieza de los bosques y residuos de la industria maderera, y la instalación de un sistema alimentado con energía solar fotovoltaica, aunque el porcentaje suministrado para calefacción por las energías renovables sigue siendo muy bajo.

Independientemente del combustible elegido, el IDAE recomienda los sistemas de calefacción colectiva pero pago individualizado. Permiten reducir el consumo respecto a las calderas unifamiliares y la compra del combustible suele ser más barata. Además, se propicia el ahorro ya que cada usuario paga únicamente por su consumo, con lo que se resuelve el principal inconveniente de los antiguos sistemas de calefacción colectiva.


CONSEJOS IDAE PARA EL AHORRO

El aislamiento en fachadas, ventanas y puertas es nuestro principal aliado. Una vivienda bien aislada puede ahorrar entre un 30 y un 50% en calefacción. Sólo con la instalación de burletes adhesivos en puertas y ventanas las pérdidas de calor se reducen en un 10%.

No olvides que el 40% de las fugas de calor se produce por ventanas y cristaleras. Si instalas dobles ventanas ahorrarás un 20% de energía. Más eficaz aún es el doble acristalamiento con cámara de aire en su interior, conocido como Climalit, que evita escapes de hasta el 40%.

Lo ideal es mantener la temperatura de casa entre los 20º y 23º C, así que no abuses de la calefacción: estar en casa en mangas de camisa en pleno invierno es incoherente con el ahorro: por cada grado que aumenta la temperatura de tu casa, tu calefacción consume de un 5% a un 7% más de energía.

Aunque los niños y personas mayores pueden necesitar algo más, para dormir suele ser suficiente una temperatura entre 15ºC y 17ºC. Apaga la calefacción por la noche, incluso una hora antes de irte a la cama, y no la enciendas por la mañana hasta que la casa esté ventilada y se hayan cerrado las ventanas. Por cierto, para ventilar correctamente una habitación,10 minutos son más que suficientes.

Si tenéis calefacción colectiva, en lugar de abrir las ventanas cuando hace demasiado calor, es preferible cerrar la llave de los radiadores. Cierra también los radiadores que no necesites para mantener el bienestar y apaga completamente la calefacción si la casa va a estar desocupada más de un día.

Instala termostatos en los radiadores o un regulador para la caldera. Son fáciles de colocar (los instala un fontanero) y se amortizan rápidamente.

Y facilítale al calor su entrada y su circulación. Abre persianas y visillos para aprovechar el calor de la luz natural y no tapes los radiadores con cortinas, muebles, etcétera.



Autora: Paula Arroyo.

Fuente: www.repsolypf.com


<< Volver
Arriba
Subir
© 2010 jaenclima.com. Todos los derechos reservados.