Quienes somos
 
Productos
 
Pedidos
 
Contactar
 
Usuario 
  Ofertas    
  Reportajes    
  Foro
  Newsletter    
  Catálogos    


Abrazaderas y accesorios
Accesorios Gas
Riego
Polietileno
Canalones Cornisa
P.V.C.
Reticulado, PPR y Multicapa
Cobre, Bronce y Latón
Hierro Galvanizado
Hogar
Agua - Accesorios
Grifería - Sanitarios
Fontanería
Fundición y Obra Civil
Sifoneria
Piscinas
Calefacción
Tubos Evacuación de Humos
Aire Acondicionado
Extinción de Incendios

 

Suelo Radiante


CALEFACCIÓN POR SUELO RADIANTE

Los romanos, en su versión, lo llamaban ''Hipocasus'', en la España medieval ''Glorias''.
Se trata de introducir calor en el suelo y dejar que la radiación ambiente las casas. Esto se conseguía construyendo canales por debajo del suelo y haciendo circular aire caliente por ellos.

Fuente:
Construir y Decorar www.construirydecorar.com
Autora:. Cecilia Poy




La instalación de la calefacción bajo el suelo, es una opción a considerar cuando se va a realizar una reforma integral en la vivienda.
La transmisión de calor por radiación es el sistema más natural de todos. Básicamente este consiste en una estructura de tuberías bajo el suelo que contienen agua caliente; la superficie de calor es mayor y realmente el cuerpo se mantiene a su temperatura natural (35ºC ó 36ºC).

¿Cómo funciona?

El funcionamiento de este sistema se basa en el hecho de que la totalidad de la superficie se convierte en una superficie radiante a moderada temperatura, con lo cual el calor se expande rápida y uniformemente por toda la casa, logrando alcanzar una serie de grados de forma homogénea. Este hecho fomenta un equilibrio térmico del organismo en el ambiente.
El aire ambiental (que no absorbe ninguna radiación) se calienta por contacto y así se consigue generar una temperatura constante homogénea. Este sistema se basa en el hecho natural de que cuando un cuerpo tiene una temperatura superior a los objetos que le rodean, tiende a eliminar el calor que posee en exceso, radiando energía hacia los cuerpos más fríos.
De hecho, un ambiente verdaderamente cómodo es aquel diseñado para aportar calor a nuestros cuerpos a un ritmo proporcional a nuestro metabolismo, de forma inteligente y regulada.

PRINCIPALES VENTAJAS

Proporciona un reparto óptimo del calor en sentido horizontal y vertical. La temperatura del aire es más alta a nivel del suelo, disminuyendo progresivamente hacia el techo.

Dado que trabaja a baja temperatura, evita las turbulencias del aire debidas a la convección, la emisión calórica se produce principalmente por radiación. Está característica además, elimina la acumulación de polvo y las manchas de suciedad en paredes y techos.

La baja velocidad de circulación del aire, no reseca el ambiente ni las mucosas nasales dado que la humedad relativa del ambiente permanece inalterable.

El piso radiante funciona con agua calefaccionada entre 35-40 ºC. Esto se traduce en un importante ahorro de energía del 15 al 20% menos.

Puede brindar distintas temperaturas en los diferentes ambientes y aportar mayor temperatura en las zonas de mayor requerimiento; ventanales por ejemplo.

A los profesionales les permite el diseño de ambientes amplios y con grandes aberturas, ya que a diferencia de los radiadores y calefactores, no ocupa ningún lugar.

Características

La calefacción por Suelo Radiante, se compone de dos subsistemas:

1º) Sistema de distribución de calor (los tubos de Polietileno Reticulado empotrados en el Suelo). Esta parte del sistema no necesita mantenimiento.

2º) Sistema de producción de calor: (Calderas, Quemadores, Chimeneas etc.), es muy importante realizar una revisión y limpieza anual a las mismas para comprobar la correcta combustión y asegurar su óptimo rendimiento y longevidad. (Todas las marcas de calderas y quemadores ofrecen estos servicios).

Básicamente la regulación de un sistema de calefacción se realiza de dos formas:

1º) Automática, por medio de los termostatos, programadores, etc.

2º) Manual, por medio de llaves o válvulas, controlando las caudales del liquido que llega a diferentes zonas calefaccionadas.

DISTRIBUCIÓN EN PISOS

Distribución en:

1. Espiral (se adapta perfectamente a locales irregulares o alargados.)

2. En Serpentina,(es ideal para locales pequeños)

3. En Espiral con refuerzo sobre las ventanas

4. En Serpentina con refuerzo sobre zonas frías.

La separación entre tubos se calcula tomando en cuenta dos factores muy importantes:

Balance térmico.
Tipo de revestimiento que se coloca en el piso.

Con estos dos datos se entra en tabla y calcula la separación que generalmente según las zonas varía entre 15 y 30 cm.



Pasos para su instalación



1. El suelo radiante requiere de un espacio entre la losa y el mortero de cómo mínimo 4 cm., por lo tanto para mantener la altura de los techos se deberá aumentar la distancias entre plantas.

2. El espesor ideal del mortero para conseguir una buena transmisión del calor es de 5-6 cm. Por encima de estos valores se aumenta considerablemente la inercia térmica del sistema.

3. A los efectos de que las placas aislantes queden perfectamente asentadas, la superficie de la losa debe estar lo más lisa, plana y libre de irregularidades y escombros.

4. Los tabiques delimitan los circuitos, por tal razón, antes de iniciar el montaje deben estar levantados.

5. La red de desagües debe estar terminada, ya que los desagües quedan por debajo de la losa radiante.

6. En zonas frías es recomendable iniciar el montaje cuando las puertas y ventanas estén colocadas. Para mayor seguridad se recomienda añadir un anticongelante. Estas prevenciones evitan el eventual congelamiento del agua de los circuitos.

PISO RADIANTE ELÉCTRICO



Es un sistema de calefacción por piso radiante que tiene como elemento calefactor una banda polimérica semiconductora flexible, de 30.5 cm de ancho y sólo 1.2 mm de espesor.
Instalada en contacto directo bajo el piso terminado, desarrolla calor al ser conectada a una fuente de sólo 30 voltios.

Irradia un calor parejo, manteniendo una temperatura ambiente de hasta 22º C y 26º C en el piso.
Su exclusiva propiedad de autorregulación consiste en lo siguiente:

Cuando sube la temperatura ambiente, aumenta la resistencia de la banda polimérica, por lo que disminuye la energía de calefacción disipada, y por lo tanto disminuye el consumo.

Cuando baja la temperatura, baja también su resistencia y aumenta la generación de calor. De esta manera la banda no puede sobrecalentarse y consume únicamente la energía necesaria para mantener una temperatura confortable.

El sistema lleva un elemento aislante térmico que se coloca encima de la carpeta, o sobre el piso existente en caso de refacción, constituido por placas de poliestireno expandido de 3 mm de espesor, 40/50 kg/m3 de densidad y 0.035 w/mºk de conductividad.
Sobre las placas de poliestireno se colocan las bandas calefactoras, paralelas unas a otras, con una separación mínima y máxima, valores obtenidos del balance térmico correspondiente, y a su vez en forma paralela a cualquiera de las paredes del local.

Sobre el tendido de las bandas calefactoras, se puede colocar directamente cualquier tipo de piso (cerámico, alfombra, madera, flotante, vinílico), quedando así el sistema de calefacción en contacto directo con el piso terminado. Esta es una gran ventaja para que el sistema entre y salga de régimen rápidamente, factor de suma importancia dado nuestro tipo de clima con cambios bruscos de temperatura diarios.

Por Cable

Se trata de un sistema de instalación de Baja Temperatura, consistente en la instalación de uno o más cables calefactores.
La regulación se efectúa a través de un termostato de ambiente en cada habitación, lo que permite aprovechar las aportaciones gratuitas de calor (sol, luces, personas, etc.), que pueden representar un ahorro de energía de hasta un 20%. La temperatura del suelo no ha de sobrepasar los 32 ºC para alcanzar un óptimo confort.

Aunque es instalable a posteriori, la máxima eficacia se obtiene aplicándolo en las nuevas construcciones, donde no interfiere en absoluto las diversas fases de la obra ni exige operaciones o materiales que no estuviesen ya previstos en el proyecto original.

El sistema queda incorporado a la red eléctrica conectado a una caja de derivación, donde se instala un termostato en cada ambiente, que regula el funcionamiento en base a la temperatura deseada.

El sistema consta de cables calefactores colocados entre el contrapiso y la carpeta, controlados por un termostato automático en cada ambiente.
El cable, diseñado especialmente para calefacción, está formado por cable calefactor, cable conductor (cola fría) y empalme entre cables (unión fría).

Como todo piso radiante, el sistema requiere que por debajo del cable haya una aislación térmica que impida el paso del calor hacia abajo, aprovechándolo íntegramente en calentar la carpeta y el piso, para que éste, por radiación, caliente todo el ambiente. Admite todo tipo de pisos, cerámica, mármol, parquet tarugado, vinílicos, alfombras. En los tarugados deberá tomarse la precaución de rellenar la cámara de aire con arena y cemento al ras de las alfajías.

Ahorro asegurado

El suelo radiante dirige el calor al interior del espacio y reduce o elimina las temperaturas excesivas en las paredes exteriores y los techos. Esto puede producir un ahorro de energía de 10% a 30% en viviendas y hasta 60% o más en tiendas, naves industriales, polideportivos y en general edificaciones de grandes alturas.

Además, la división en zonas múltiples permite aislar los cuartos sin usar. Por otra parte, es posible instalar un termostato en cada habitación; aunque esto aumente los costes de la instalación, se amortiza con un considerable ahorro de energía.

Otro factor que ayuda a economizar es el ajuste de termostatos a bajas temperaturas. Y es que cuando la temperatura del aire y la radiación están equilibradas es posible sentir confort a temperaturas inferiores.



Copyright © 2001, Buenos Aires - Argentina - Tec Rap S.A.

<< Volver
Arriba
Subir
© 2010 jaenclima.com. Todos los derechos reservados.